El Sentido del Sufrimiento

Publicado por MujeresReales en

Hoy en día la palabra sufrimiento la queremos evadir, el mundo nos hecho creer que solo es un estado mental, o que solamente las personas débiles son las que sufren.

Lo que no sabes es que el sufrimiento es una realidad, porque todos hemos sufridos mucho en algún momento de nuestra vida, pero las redes sociales y los diferentes medios tratan de esconderlo, haciéndote creer algo totalmente diferente.

«Las frases motivadoras» mas populares son las siguientes:

  • El sufrimiento no es real, sino un invento de la mente.
  • El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional

Y esta gran mentira hace parte de una peligrosa corriente de pseudo-espiritualidad oriental, intentando dar una respuesta al sufrimiento, negandolo todo, haciendo creer a las personas que no existe.

Nos enseña como huir de él, lo cual trae como consecuencia que con el pasar del tiempo, por no sanar las heridas causadas por ese sufrimiento, queden enterradas y sin darnos cuenta nos va destruyendo por dentro y lentamente va haciendo mas daño.

Hoy te hago una pregunta…

¿Crees que el dolor que siente una madre al perder a su hijo es solo un estado mental? ¿Crees que no genera sufrimiento?

Y por preguntas como esas es donde reflexionamos un poco y cuestionamos a la vida, incluso al mismo Dios con expresiones como estas:

  • ¡Sólo las personas malas deberían sufrir!
  • Yo, que soy tan bueno, ¿Porque me pasa esto? ¡Yo no merezco sufrir!

Y entonces

¿Porque existe el sufrimiento?

Es importante que sepas que Dios no tenía en sus planes que el hombre sufriera, pero con el pecado de Adán y Eva se da origen a la muerte y junto con ella toda clase de sufrimientos, tanto físicos como morales.

Fue desde ese momento en donde la mujer empezaría a tener a sus hijos con dolor y el hombre sufriría al trabajar la tierra que ahora produce.

Pero Ojo! Que no se entienda que el sufrimiento es el resultado de una venganza de Dios para con nosotros, NO!, sencillamente fue una consecuencia del alejamiento que tuvo el hombre para con Dios.(cf. Lc 15, 11-32)

También ha surgido otra pregunta muy interesante: si Cristo ya nos redimió muriendo en la cruz y pagó por nuestros pecados, ¿por qué seguimos sufriendo?

Porque aunque Cristo nos redimió, seguimos padeciendo las consecuencias del pecado original: «El Bautismo, dando la vida de la gracia de Cristo, borra el pecado original y devuelve el hombre a Dios, pero las consecuencias para la naturaleza, debilitada e inclinada al mal, persisten en el hombre y lo llaman al combate espiritual.»

(Catecismo, 405).

Sin embargo, muchos de nuestros sufrimientos son también consecuencias de nuestros pecados actuales, aquellos que comentemos con nuestra propia libertad.

Imagínate por un instante todo el sufrimiento que te hubieses ahorrado a lo largo de tu vida, sino hubieses pecado ?

Muchos sufrimientos de:

  • Enfermedades productos de los vicios
  • Infidelidades
  • Quiebres económicos, como consecuencias de malas decisiones inspirado por la avaricia
  • Sufrimiento inspirado por nuestro propio ego y soberbia, que a la final te terminaron por dejarte solo(a)

Son resultados de las malas decisiones por la inclinación que tiene el hombre a obrar el mal, aún sabiendo que no esta correcto lo que está haciendo.

CUANTO SUFRIMIENTO SE PODRÍA EVITAR SI…

  • Colocaras freno a tus vicios y así evitar una enfermedad de transmisión sexual
  • lo pareja de esposos fueran siempre fieles
  • fuésemos más austeros y menos avaros para evitar quiebras económicas
  • no fuésemos soberbios, cuántas peleas y riñas nos ahorraríamos?
  • siempre estuviéramos en gracia de Dios, ¿Cuanta paz mental no habría en tu vida’

LA IMPORTANCIA DE LA VERDADERA CONVERSIÓN Y ATENDER EL LLAMADO DE DIOS…

Por eso se puede afirmar con toda seguridad que una persona que inicia un verdadero proceso de conversión se evita muchísimos sufrimientos relacionados con los puntos anteriores.

Pero este es el misterio de la libertad del hombre: a pesar de que sabe que se hará daño, prefiere, todavía hoy, tomar el mal camino, es decir prefiere primero aceptar el placer de cualquier índole (negocios ilegales, infidelidades, etc.), dejando de un lado el camino angosto, que aunque requiere de sacrificio, créeme que la recompensa de caminar por allí, será mucho mayor.

¿Porque sufren las personas buenas?

Analizando todo los puntos hasta ahora, sabemos que el origen del sufrimiento aún sigue rodeado de misterio.

Podemos darnos cuenta que si existen muchas personas buenas, humildes y generosas que sufren y definitivamente no paran de sufrir! ¿Que responder ante esto?

Para dar un poco de luz y claridad a este misterio hay que entender que el sufrimiento es producto de un mal: real, actual, pasado o futuro, etc.,

Y es aquí donde debemos establecer la diferencia entre dos tipos de males existentes que dan como resultado dos tipos de sufrimientos: el mal moral y el mal físico

EL MAL FÍSICO

El mal físico es el que no depende directamente de la voluntad del hombre, sino que se deriva de la propia naturaleza limitada, contingente y finita del hombre y de la creación. Todos lo hemos padecido y lo padeceremos hasta el final de nuestra vida terrena.

Las catástrofes provocadas por terremotos, inundaciones y otras eventos naturales, las epidemias, (Pandemia del covid-19) las enfermedades, así como la muerte, serían ejemplos de este mal que se denomina físico. Esto evidentemente produce sufrimientos físicos.

EL MAL MORAL

A diferencia del físico, sobre todo, por comportar culpabilidad y por depender de la libre voluntad del hombre. Cuando el hombre hace algo moralmente malo, se dice que ha pecado. El mal moral es radicalmente contrario a la voluntad de Dios, su autor es el hombre que ha hecho mal uso de su libertad.

Y entonces..

¿Por qué Dios no creó un mundo tan perfecto que en él no pudiera existir ningún mal?

En su poder infinito, Dios podría siempre crear algo mejor.[1] Sin embargo, en su sabiduría y bondad infinitas, Dios quiso libremente crear un mundo “en estado de vía” hacia su perfección última. Este devenir trae consigo en el designio de Dios, junto con la aparición de ciertos seres, la desaparición de otros; junto con lo más perfecto lo menos perfecto; junto con las construcciones de la naturaleza también las destrucciones. Por tanto, con el bien físico existe también el mal físico, mientras la creación no haya alcanzado su perfección.

[2] Los ángeles y los hombres, criaturas inteligentes y libres, deben caminar hacia su destino último por elección libre y amor de preferencia. Por ello pueden desviarse. De hecho pecaron.

Y fue así como el mal moral entró en el mundo, incomparablemente más grave que el mal físico. Dios no es de ninguna manera, ni directa ni indirectamente, la causa del mal moral.»[3]

(Catecismo, 310-311).

Teniendo en cuenta lo anterior podemos concluir que:

No siempre Dios nos va a librar del mal físico, aunque siempre nos dará fuerza para resistir en esos momentos de dolor y angustia que éste pueda generar. Sin embargo, es siempre legítimo pedir a Dios que nos libre de este mal, siempre y cuando nuestra oración esté sometida a su Divina Voluntad: “Padre, si quieres, aparta de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad sino la tuya” (Lc 22,42).

Recuerda que mucho de los sufrimientos generados por el mal físico siempre tiene un fin mejor, es decir aveces es necesario sufrirlos para sacar algo mejor a nuestras vidas y ejemplo bastante claro es el Covid-19.

Muchas personas creerán que es una venganza de Dios o quizás es algo que nos merecemos, pero te has puesto pensar que entre tanta incertidumbre, y miedo, ¿no es mejor tener fé y esperar en Dios? no crees que ¿de todo este sufrimiento habrá algo mejor?

Librarnos del mal físico no depende de nosotros. Podemos vivir muy santamente y, no obstante, tener sufrimientos físicos.

En cuanto al mal moral…

Dios siempre nos dará fuerza para resistir al mal moral:

“No habéis sufrido tentación superior a la medida humana; y fiel es Dios, que no permitirá que seáis tentados por encima de vuestras fuerzas. Antes bien, junto con la tentación os proporcionará el modo de poderla resistir con éxito”

(1 Cor 10.13)

Librarnos del mal moral, depende de nosotros. Esta lucha contra el mal moral determinará nuestra vida eterna.

¿Porque Dios no evita el sufrimiento?

«Dios permite el mal «respetando la libertad de su criatura»

(Catecismo, 311).

Te has dado cuenta que como seres humanos casi siempre nos acercamos a Dios cuando sufrimos por un mal físico?, teniendo en cuenta que no se compara con el mal moral, el cual es peor ante los ojos de Dios.

Si Dios evitara las enfermedades, los terremotos y demás catástrofes, también debería evitar que las personas adulteren, forniquen, mientan, se divorcien, etc, limitando de esta manera la libertad del hombre, del cual fue dotado. Dios quiere que siempre actuemos bajo nuestra libertad.

Muy seguramente las personas que piden que los sanen de un cáncer, o de otro sufrimiento que no depende de su voluntad, no estaría dispuesto que Dios lo limite al momento de decidir pecar y actuar bajo su propia voluntad.

Pero a pesar de todas nuestas malas deciciones: Dios sabe sacar del mal un bien mayor

«“Porque el Dios todopoderoso […] por ser soberanamente bueno, no permitiría jamás que en sus obras existiera algún mal, si Él no fuera suficientemente poderoso y bueno para hacer surgir un bien del mismo mal”

Catecismo de la iglesia católica

La finalidad del sufrimiento en la vida del hombre

Todas las explicaciones que hemos dado al origen del sufrimiento nos ayudan a entender un poco más con claridad el origen del mismo.

Pero te tengo la respuesta al sufrimiento y esta en definitiva se encuentra en la cruz de nuestro Señor Jesucristo. A partir de la muerte de Cristo podemos darle un sentido al dolor.

Al morir nuestro Señor en la cruz, exclamando estas palabras: “¿Por qué me has abandonado?” (Mt 27,46), Es una manera de unirse a nuestro dolor y de esta manera solidarizarse con el dolor del ser humano, para darle un nuevo sentido.

La muerte de Jesús en la cruz, nos lleva a reflexionar sobre el amor infinito de Dios y la finalidad del dolor, mostrándonos a Cristo como el modelo perfecto y acabado al que debemos imitar en todas nuestras tribulaciones.

Jesús siempre nos llama a una vida nueva, que nos enseña que el sufrimiento es un medio de purificación y de elevación moral. y aunque no lo creas es el medio para alcanzar la verdadera felicidad, esa que no se agota, donde sientes que NADA TE FALTA.

bienaventurados a los que lloran y son perseguidos

(cf. Mt 5,5.10

Gracias a la muerte de Jesús en la cruz, tenemos el modelo que nos enseña a sufrir con paciencia. Pero hay todavía un sentido mayor del dolor, pues en Cristo el sufrimiento ofrecido al Padre tiene valor redentor.

¿Como así?

Cuando sientas que estas sufriendo mucho y sientes que el dolor te esta destruyendo por dentro, une ese dolor al sufrimiento que sintió Jesús en la cruz, de esta manera adquiere un valor redentor, porque es como si nuestro Padre Dios viera a su Hijo Jesús sufriendo en nosotros.

Quien sufre unido a Cristo se configura con Cristo y de esta forma puede, misteriosamente, cooperar en la salvación de las almas.

(Col 1,24).

Algunos de los beneficios del sufrimiento

  • ayuda a reparar: nuestros pecados y los de las personas que nos rodean, vamos purificando aquí en la tierra lo que de igual manera tendríamos que purificar en el purgatorio.
  • Nos acerca mas a Dios: Es la experiencia de muchos, solamente cuando han experimentando un fuerte dolor, Dios se vale de este, para que las personas tengan una verdadera conversión.
  • Nos desprende de las cosas de la tierra: Nos hace entender que la vida en la tierra es solo una prueba, y nos hace anhelar la llegada al cielo
  • Fortalece nuestra voluntad: Cuando se han experimentado grandes sufrimientos, este nos enseña a través del dolor, lo equivocados que estábamos antes de pecar, por lo tanto en una próxima oportunidad de tentación, muchos son fuertes porque gracias al dolor que vivieron el pasado, su voluntad está fortalecida en el presente.

Y para concluir este hermoso tema, los dejo con una cita bíblica:

El dolor será vencido de manera definitiva

«Creemos firmemente que Dios es el Señor del mundo y de la historia. Pero los caminos de su providencia nos son con frecuencia desconocidos. Sólo al final, cuando tenga fin nuestro conocimiento parcial, cuando veamos a Dios “cara a cara”

(1 Cor 13, 12)

Si quieres un consejo  sobre este tema en específico o con cualquier otro tema relacionado con relaciones saludables, tienes una amiga mas, dispuesta ayudarte del otro lado de la pantalla 🙂 Mi contacto es [email protected]

Categorías: ESPIRITUALIDAD

MujeresReales

Hola, Soy Lizeth, la creadora de Mujeres Reales. Mi objetivo: Sacar la mejor versión de ti, como la mujer que eres: madre, esposa, hija, adolescente, en fin! todos los roles de tu vida! puedes contactarme en [email protected], te estaré esperando :)

4 comentarios

Cara Y Sello · julio 11, 2020 a las 10:38 pm

Hola Liz, no soy mujer pero este blog ayuda a cimentar la familia y el hogar por eso lo leo. Hoy quiero opinar: el modelo de pedagogía a través del dolor no lo veo factible, es decir el dolor no nos enseña nada, es una palabra asociada a la respuesta mental de una frustración, no hay pedagogía, podemos aprender sin sufrir esperando nada a cambio, Jesús nunca sufrió por nosotros, nunca se frustró, nos amo en todo momento no importa que. Entonces ahondar en el «Sufrimiento» es negar la causa y efecto, nuestro libre albedrío nos da la oportunidad de obrar bien o mal y ahi hay consecuencias positivas y negativas para uno mismo y los demas. Por eso haced a los demas, lo que quieres que los demas hagan contigo, no la otra manera…

    MujeresReales · julio 11, 2020 a las 10:56 pm

    Hola! que bueno que los hombres tambien nos lean! Bueno con respecto a tu punto de vista, lo respeto, más no lo comparto.Tu pensamiento responde al chip que el mundo nos has inculcado, dándonos a entender que el dolor nos hace daño o no va ligado a la vida humana, algo que es totalmente falso, porque basándome en las escrituras, los que somos creyentes, sabemos que JESUS SI SUFRIO POR NOSOTROS y que justamente por ese mismo sufrimiento y dolor, es que fuimos salvados, en ese caso el dolor de Jesus era igual al amor. DOLOR DE JESUS = AMOR. En su naturaleza humana el sintió miedo, pero Dios padre permitió que a su hijo lo crucificaran porque el precio de su sangre derramada es la que EL pagó para conseguirnos la salvación de nuestros pecados, por eso nos amó desde antes que tu nacieras. Ahora no quiero que malinterpretes. Hay que saber que tipo de dolor nos conduce al amor. Es lógico que el sufrimiento físico de una mujer por los golpes de una pareja no lo merecen. Aquí el significado del dolor al que me refiero tiene un significado mas trascendental. Es como el amor de los padres hacia sus hijos, porque aunque sus actos te hagan sufrir y hieran el alma, tu amor fue una decisión que tu mismo tuviste, incluso antes que naciera te prometiste amarlo por sobre TODAS LAS COSAS, aunque eso te cause dolor. El dolor aveces es necesario por voluntad de Dios para sacar en ti un bien mayor, y que gracias a eso cambies tu vida, para que reflexiones de muchos errores que hiciste y no los vuelvas a cometer y de igual manera seas un ejemplo a seguir para cambiar la vida de muchas personas. El sufrimiento por voluntad de Dios o buscado por ti mismo cumple un propósito, hacerte mas fuerte y crecer como persona, ser mejores cada día más. Muchas bendiciones

      Kelly · julio 12, 2020 a las 10:22 pm

      Muy buen tema! Aveces hasta duro de entender… Porque lo leí, y al final me dije, siempre reclamamos porque nos toca sufrir? Debemos cambiar la pregunta… Para que me toca sufrir? algo me debe dejar.
      Hay que tener en cuenta de que clase de dolo se habla porque un ejemplo es el de amor de un matrimonio o pareja… el amor verdadero no debe doler…!

        MujeresReales · julio 12, 2020 a las 10:34 pm

        Estamos de acuerdo, se debe saber interpretar que dolor se esta hablando. Cuando yo hablo de dolor, en el post explico el sufrimiento causando por un mal físico, el cual no es bajo tu voluntad, pero hay un propósito bueno en el para beneficiar tu vida. Por ejemplo: El cáncer, muchas personas antes de la enfermedad tenían vidas vacías y cuando sintieron el dolor, el sufrimiento y la tristeza durante la enfermedad, buscaron de Dios, incluso reflexionaron y se arrepintieron de cosas malas hechas en el pasado, quiere decir que aunque esa enfermedad no fue bajo su voluntad, tuvo un propósito bueno para su vida. Ahora, hay otros tipos sufrimiento que SI son causados por nosotros mismos, por ejemplo la infidelidad en un matrimonio, el dolor que se generó allí fue buscado y también causa dolor, el cual si pudo ser evitado, porque es bajo la voluntad del hombre, pero independiente de eso, Dios se vale de ese error para mejorar y sanar a las parejas, siempre y cuando estas busquen de Dios en ese momento. Espero me haya hecho entender. Muchos saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *