Categorías
ASESORÍAS

¿Puedo recuperar a mi ex-pareja o salvar la relación de mi noviazgo o matrimonio?

Comparte nuestro contenido :)

Hola querida mujer!

Para mi es un gusto que te hayas animado a conocer un poco más sobre el tema tan amplio de las relaciones saludables.

Si eres fiel lectora de mi blog, sabrás que se divide en tres categorías:

  • Espiritualidad
  • Relaciones saludables
  • Cosas de Mujeres

En cada una de ellas, podrás darte cuenta que Dios está presente en la gran mayoría de mis contenidos y que, gracias a ello, he podido ayudar y aconsejar a muchas mujeres que me escriben a mi correo a pedirme ayuda con sus relaciones de pareja actuales, incluso a sanar heridas de relaciones pasadas.

Después de leer mas de un año ciento de correos con diferentes dilemas, a la final me di cuenta que todos tienen varias preguntas en común:

¿Cómo saber si mi relación volverá a ser como antes?

¿Cómo saber si puedo perdonar o reconciliarme con mi novio o esposo?

¿Todavía habrá amor?

¿Vale la pena luchar por esa relación?

Todas las preguntas anteriores me las han consultado en casos de:

  • Infidelidad
  • Indiferencia por parte de la pareja (Cuando no es el mismo de antes)
  • Separación o ruptura
  • Dependencia emocional

En los cuatro aspectos mencionados anteriormente, se resume cada una de las historias que me escriben a diario, y cualquiera que sea tu caso, puedo generalizar la misma respuesta para todos ellos ¿Por qué?

La respuesta es muy sencilla, pues los casos de infidelidad, indiferencia, separación y dependencia emocional, se debe a que el compromiso de amor, esa semillita que ambos deben cuidar para que crezca, se ha descuidado por alguno de los dos o por ambas partes y es aquí donde justamente viene la pregunta del millón

¿Hay futuro en esta relación?  ¿Qué hago?

¿Todo volverá a ser como antes?

Y mi respuesta es: Para algunos casos SI es posible, como para otros casos definitivamente NO es posible.

Por eso en este contenido, quiero explicarte situaciones puntuales en las que recomiendo PERDONAR Y RECONCILIARTE y en las que RECOMIENDO PERDONAR Y NO RECONCILIARTE

¿Cómo así?

Antes de continuar, quiero explicarte la diferencia entre PERDONAR Y RECONCILIAR.

Perdón:  Es recordar esa situación que te dolió mucho, pero al momento de recordarlo NO sientes rencor.  No significa que debas volver con tu pareja en una relación amorosa. Es decir, te liberas de odios y resentimientos, pero decides alejarte en una situación cordial.

Reconciliación: Además de perdonar y recordar sin rencor, ambas personas deciden darse una nueva oportunidad como pareja en una relación amorosa.

Aclarado estos dos conceptos, ahora si miremos cuando NO vale la pena reconciliarnos y cuando SI es posible hacerlo

SITUACIONES EN LAS QUE NO RECOMIENDO UNA RECONCILIACIÓN

  1. Cuando tu pareja NO muestra un cambio radical con hechos y verdadero arrepentimiento por el daño causado

Son muchos los casos que he leído en donde:

  • el hombre cambió de un momento para otro y ya no es la misma persona cariñosa, detallista, en fin, el típico cambio radical.
  • Cuando la mujer ha descubierto la infidelidad de su pareja, decide darle una oportunidad, pero aún así, nada mejora y la situación sigue igual o peor

Lo que siempre recomiendo en estos casos:

Como defensora de la familia, es tener un diálogo humilde en que la mujer de manera adecuada exprese sus inconformidades con el único objetivo de llegar a varios acuerdos que ambos deben cumplir

Pero…

Si definitivamente al pasar un tiempo prudente NO hay un cambio notable, aún cuando había de por medio un acuerdo, lo mejor es terminar, porque de lo contrario, seguir en esa misma situación por meses o incluso años, lo único que hará es desgastarte emocionalmente, hasta el punto con conformarte con cualquier migaja de amor y volverte una mujer con dependencia emocional.

Sé que duele soltar y separarte, pero duele mas soportar una situación que por todos los medios intentaste arreglar y con el paso de los años no dio resultado, ¡Eso si que duele!

2. Cuando hay maltrato físico (así sea la primera vez)

Siempre me he preguntado ¿Cómo puede haber en el hombre voluntad para pegar o maltratar a una mujer?

Desafortunadamente es una situación que se repite cada día más.

Entiendo que nosotras como mujeres, también somos seres humanos y también debemos aceptar que nos equivocamos, pero hay algo que tengo claro y es que ¡Ninguna situación justifica un golpe! ¡Jamás! Y si lo hizo una vez, lo hará de nuevo, siempre y cuando en su vida no haya verdadera conversión y vida espiritual y que a ti NO te corresponde cambiar, pues estás en peligro de ser maltratada en el intento.

3. Cuando crees que tu relación es “buena”, pero NO te sientes feliz

Y esto va para aquellas mujeres que:

  • Están en una etapa del noviazgo y no necesariamente están con un mal hombre, sino que sencillamente no sienten que lo aman o les gusta lo suficiente, como para estar con el por el resto de su vida.
  • Están con un hombre que aman con todas sus fuerzas, es responsable con sus hijos, con el sostenimiento económico del hogar, pero no te tiene en cuenta para nada, es decir, todo lo que dices lo desaprueba o te ha hecho sentir que tus ideas u opiniones no son importantes.  Y que a pesar de que has expresado tu inconformidad, nada cambia.
  • Estás con el hombre que te gusta, pero es inseguro con sus emociones y no tiene claro cuales son sus metas y objetivos en la vida.  Aunque no lo creas, este punto afecta la relación, ya que por lo general los hombres que no están seguros de nada de lo que hacen en su vida, tampoco estarán seguros de adquirir un verdadero compromiso contigo. Y cuando abras los ojos, te darás cuenta que ha pasado el tiempo, incluso años y no definen su situación, porque no saben que quieren en la vida

¡No caigas en ese juego!

4. Cuando te manipula psicológicamente

Esto va para aquellos mujeres que sin saberlo están siendo manipuladas psicológicamente y ¿Cómo saber? Si tu esposo o pareja es aquel que te dice que si lo dejas se hará daño o se quita la vida, es cuando más rápido debes pedir ayuda.

Pueda que te cuestiones y te sientas culpable por esta actitud o te ate mucho mas a el, cuando en realidad quieres salir corriendo e irte, pero hoy te digo, si es tu caso, definitivamente necesitas protección o ayuda de un familiar y salir lo más pronto de allí.

SITUACIONES EN LAS QUE SI RECOMIENDO UNA RECONCILIACIÓN

Creo que, en este punto, sabrás que la clave está en un dialogo, donde ambas partes se entiendan y sean totalmente sinceros el uno con el otro.  Que se note un cambio de actitud que vaya acorde a los acuerdos a los que llegaron en ese diálogo.

La relación es de dos, por lo tanto, ambos deben procurar dar lo mejor de sí.

Estoy de acuerdo que puede haber una posible reconciliación cuando:

  1. Después de una infidelidad SI hay un cambio positivo en la relación

Recuerda que siempre debemos perdonar y liberarnos del rencor y aunque hay casos en los que debemos perdonar, pero NO reconciliarnos, también hay algunas excepciones.

Conozco casos que después de una infidelidad, los matrimonios y relaciones de noviazgo se han salvado, es más, fue precisamente esa situación que los sacó de un mal, para llevarlos a una situación mucho mejor.

Solamente cuando hay humildad y aceptación del error por parte de la persona que cometió la falta, hay cambios muy positivos.

Es importante resaltar que tu como mujer, si fuiste engañada, debes decidir sanar y liberar. Todo en la vida son decisiones.

Puede suceder que tu pareja muestre con hechos su arrepentimiento, pero si tu NO decides sanar, liberar y soltar la desconfianza, puede que el proceso de reconstrucción del matrimonio se arruine por completo.

Entiendo perfectamente que la confianza no va a volver de inmediato y sólo Dios puede ayudarte a sanar por medio de una oración que hagas todos los días, en donde dispongas tu corazón para liberar cualquier tipo de rencor y desconfianza.

Recuerda que estamos ilustrando el caso en que tu pareja está demostrando con hechos que está arrepentido y que sus acciones si son sinceras. Si estás abierta a ser paciente y a cooperar en este proceso, verás como poco a poco volverá la confianza, pero debes ser paciente y también poner de tu parte para que todo vuelva a funcionar.

No se pueden olvidar de incluir a Dios en esta etapa de reconciliación, ambos deben orar y habituarse a una nueva normalidad, en donde Dios sea la base y el soporte del hogar.

¿y cómo se logra?

Orando en pareja y luego con los hijos si los hay.

Verás como poco a poco tu ambiente familiar cambiará, habrá paz porque desde lo mas profundo de sus corazones porque hay esa intención de cambio.

  • Cuando el hombre y la mujer quitan el orgullo de su relación

¿Sabias que el orgullo es el primer pecado que nos aparta de la gracia de Dios?

¿Sabes cuando hay orgullo en tu relación de pareja?

  • Cuando sabemos que nos equivocamos y nos cuesta aceptar el error delante de mi pareja y pedirle perdón
  • Cuando creemos que somos autosuficientes y no queremos ayuda de nuestra pareja y de más nadie
  • Cuando sientes que siempre tienes la razón, sin escuchar las ideas u opiniones de tu pareja.

Solamente cuando ambos abren su corazón y permiten que la gracia de Dios entre en sus vidas, todas esas barreras del orgullo desaparecerán, permitiendo así una verdadera reconciliación que empezará con el pie derecho.

  • Cuando la persona que cometió una falta grave, le comunica inmediatamente a su pareja y toma la iniciativa para el diálogo

La verdad, me parece un acto muy humilde y hermoso porque lo considero un acto para valientes, pues no cualquier persona lo hace.

El saber que nos equivocamos y aún así decirle a mi pareja, estando dispuesto a enfrentar su enojo y arriesgar la relación, no es nada fácil.

Ninguna mujer espera que su pareja le diga que le fue infiel o que gastó una suma de dinero grande, que colocaría en riesgo su economía familiar, no es fácil. Pero estoy segura que en algún momento la persona ofendida terminará aceptando y valorando ese acto de sinceridad siempre y cuando haya amor de verdad.

Lo ideal en estas situaciones, es que la persona que realizó esa falta grave en contra de su pareja sea la primera en comunicárselo y no se entere por medio de otra persona.

Un último consejo: PERDONA SIEMPRE y piensa muy bien si vale la pena reconciliarte o no.

En lo personal, soy defensora número uno de la familia, por eso mi insistencia con el diálogo y los acuerdos antes de tomar una decisión, pero nunca saltes este paso importante antes de actuar.

Espero que este gran material inspirado por Dios, sea de muchísima ayuda para tu vida.

Si quieres una charla personalizada,  no dudes en escribirme a mi correo [email protected] y podremos programar una cita vía zoom o por la plataforma de Google meet.  Mas información con gusto en mi correo.

¡Un abrazote y sea Dios liberando tu vida!


Comparte nuestro contenido :)

Por MujeresReales

Hola, Soy Lizeth, la creadora de Mujeres Reales. Mi objetivo: Sacar la mejor versión de ti, como la mujer que eres: madre, esposa, hija, adolescente, en fin! todos los roles de tu vida!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.